Oct 23, 2020
by Marvin Alberto Alvarado

Reseña

En estos momentos El Salvador pasa por las dificultades políticas más importante de las últimas tres décadas. En el último periodo administrativo gubernamental se ha creado un conflicto que no va más allá de intereses económicos, políticos y concentración del poder. Los tres órganos del estado han entrado en un estéril debate, cada uno dirige sus esfuerzos en mantener su posición, dejando de lado el mandato constitucional de coordinación entre estos, sin importar el abandono de los intereses colectivos de desarrollo económico y social. Esto se creó a raíz de la estrategia del Ejecutivo, quien mantiene una posición de manipulación e intromisión de los demás poderes, con una campaña político electoral permanente, de cara a ganar la mayoría en el congreso para el próximo periodo legislativo, que le permita hacer las cosas a su antojo. Tanto la comunidad internacional que defiende los derechos humanos, como la comunidad académica en el país lo están señalando, hay fuertes y valiosas recomendaciones para que no se vulnere más los derechos de la población, como también el orden institucional del estado.

Marco Jurídico y Orden Constitucional:

Entre los indicadores más importantes que demuestran la inseguridad jurídica a que ha llegado el Estado salvadoreño en su conjunto, podemos mencionar:

  • El Gobierno no toma en cuenta las recomendaciones de expertos.
  • No utiliza las experiencias que en condiciones similares a esta pandemia han resultado eficaces, por el simple hecho de demostrar que él tiene la razón.
  • La población irrespeta las medidas de distanciamiento social y cuarentena domiciliar.
  • Ninguno de los miembros del ejecutivo ha presentado a la fecha su declaración patrimonial, aun cuando la ley se los exige.
  • El presidente se rehúsa a presentar las cuentas de su primer año de gestión, pasando por sobre la ley que se lo exige.
  • El país no cuenta con informes que demuestren la transparencia administrativa de los recursos para el manejo de la pandemia.
  • ¡El eslogan, los mismos de siempre! Paso a ser únicamente la cortina de Humo perfecta para tapar la corrupción.
  • No se respeta los procedimientos de ley para adjudicar compras importantes, un buen número de miembros del ejecutivo están siendo señalados de utilizar El Estado para adjudicarse dichas compras.
  • La ley LACAP y el Código de Ética gubernamental dejaron de ser funcionales, no por derogación, sino, simplemente porque el Gobierno se adjudica atribuciones que no le corresponden.
  • La comunidad científica, catedráticos, analistas políticas y de la realidad Nacional, radios comunitarias, entre otros, tratan de alzar la vos de cara a que el País retome su rumbo, pero, sus esfuerzos son minimizados por un ejército de usuarios de redes sociales, reciben insultos y en algunos casos amenazas.
  • Se dice que el País cuenta con un plan Territorial, que a su vez es el responsable de la baja de homicidios, pero lo que se puede apreciar, es que, en momentos de disputa de poder o discusión de un tema político importante, estos se disparan, más adelante el Presidente aparece en una rueda de prensa, en donde se ordena unicamente que no continúen, en el terreno nada cambia, las condiciones son las mismas.
  • La infraestructura sanitaria a nivel comunitario, ha sido muy afectada por la tormenta Amanda y Cristóbal, aun entendiendo la importancia que esto representa con la pandemia, el Gobierno no tiene un plan para su atención, mucho menos iniciativa para la búsqueda de soluciones.
  • La borda del río grande de San Miguel, que protege las 23 comunidades de Puerto parada tiene alrededor de 6 puntos vulnerables, lo que representa un alto grado de amenaza para 19 comunidades. Dos puntos que colapsaron han inundado a 4 comunidades, a estas alturas las comunidades están solas en la búsqueda de resolver el problema, por lo que deben movilizarse por cuenta propia para construir diques con bolsas llenas de arena, como una obra de mitigación únicamente.
  • En la zona se produce una buena cantidad de granos y hortalizas que abastecen el mercado local, ha pasado ya más de un mes y no se cuenta con la iniciativa gubernamental para resolver los problemas de la inundación, aun cuando esto no permite la producción. Nadie se atreve a cultivar si esta parte no se atiende, por lo que todo es un círculo y se cierra con el desabastecimiento e inseguridad alimentaria.
  • Organizar a las familias para enfrentar de mejor manera las adversidades generadas por emergencias y la pandemia.
  • Dar continuidad a los procesos de capacitación permanente para la producción de alimentos en huertos caseros.
  • Establecer líneas de comercio para la producción local, que genere mayores ingresos familiares.
  • Fortalecer y, o expandir el proceso de la pesca Limpia, con enfoque de minimizar el impacto generado por prácticas inadecuadas de pesca.
  • Involucrar a más familias a las capacitaciones en materia de la importancia del manejo adecuado de los recursos de la Bahía.
  • Aun cuando el epicentro de las discusiones políticas es los “derechos fundamentales” de la población, la estrategia se encamina más al beneficio de la gran empresa.
  • Lo que genera estabilidad y dinamismo económico a nivel rural comunitario, es la micro empresa, pero como en la historia ha sucedido, los beneficios para estas en el nuevo plan de reapertura serán por rebalse.
  • Se habla mucho de la salud, pero no se ha avanzado en lo absoluto en la atención de la población con enfermedades comunes o crónicas. En El Salvado es pecado enfermarse si no es con el coronavirus. Los hospitales están saturados y llegando al desborde en plena reapertura económica, y la gente no tiene la certeza de ser atendido si tiene afecciones de una enfermedad común y prefiere quedarse en casa.
  • Continuar con los procesos de fortalecimiento de las comunidades.
  • Fortalecer la producción de alimentos a nivel domiciliar para evitar una hambruna
  • Encontrar los mecanismos de movilización que permitan las medidas de seguridad contra el COVID19, que se encaminen a que el gobierno tome acción en las tareas que le corresponden.
  • Generar los espacios que permitan la continuidad de la estrategia local comunitaria.
  • Establecer nuevas líneas de acción en la estrategia, que permitan enfrentar de manera consiente la nueva realidad que representa la pandemia.
  • Establecer programas intensivos de capacitación a nivel del liderazgo local para equilibrar las acciones requeridas con la nueva realidad, que permita lidiar o contrarrestar el estrés que esta genera.
  • Continuar con la estrategia de producción local organizada con las Cooperativas, tanto de la pesca Limpia como de producción agrícola.
  • Capacitación en la producción de alimentos, manejo y comercialización, que permitan una dieta sana y mejores ingresos familiares.

Estrategia de Intimidación:

Es digno de mencionar, que las perdonas poco se atreva a señalas las malas actitudes del gobierno, porque este ha sabido usar las redes sociales para la manipulación mental de la población, al grado que individuos con razonamiento no cuentan con el espacio para dar a conocer su punto de vista, todo aquel que se atreva a hacer una observación, de inmediato es bombardeado al grado de recibir insultos sin fundamentos legales ni lógicos, tal pareciera que en el país es pecado razonar.

Por otra parte, la seguridad siempre juega un papel determinante, se dice mucho de la baja de homicidios, no podemos decir que esto es algo malo, es más es de las pocas cosas a las que se le puede dar el visto bueno, más sin embargo, se mantiene la interrogante de, ¿cuál es la real estrategia implementada? ¿Es un as najo la manga?, Un ejército que se utiliza cuando es conveniente?. Porque queda demostrado que el crimen mantiene su poderío, esto se pudo ver los primeros meses de este año, más bien se visualiza una negociación entre las principales pandillas con el Gobierno.

Marvin Alvarado Blog


Outline

El Salvador is currently experiencing the most important political challenges of the last three decades. During the last governmental administrative period, conflict arose that did not go beyond economic and political interests and concentration of power. The three state bodies have entered into an unfruitful debate, with each one focusing their efforts on maintaining their position, ignoring the constitutional mandate that they cooperate amongst themselves and not caring about abandoning the collective interests of economic and social development. This situation is the result of the strategy of the president, who maintains a position of manipulation and interference in the other powers as well as a permanent electoral campaign intended to win the majority in Congress for the next legislative period, which would allow him to do as he pleases. The international community that defends human rights, as well as the Salvadoran academic community, is pointing this out, and there are forceful and useful recommendations to prevent the further violations of the people’s rights and the institutional order of the state.

Realities to Keep in Mind

During the last 20 years, work has been carried out in our local area of Puerto Parada to build a process of local development that includes legitimate aspects which ensure that it adapts to the reality of the communities, but for the time being these strategies are far from being supported by the government. The pandemic and the recent storms have revealed the government’s lack of community development policies, and although the mobilization of some officials, including the president himself, can be seen in the media, they do not have a plan to address the impact of the emergency itself. In this regard, everything is handled in an abstract manner, but if the goal is to land on concrete actions, there is no viable answer that would resolve the problem.

  • At the community level, the healthcare infrastructure has been considerably impacted by the storms Amanda and Cristóbal, and even if the government understands the significance of this situation during the pandemic, it does not have a plan to address it, much less the initiative to search for solutions.
  • The levee for the great San Miguel River, which protects the 23 communities of Puerto Parada, has around six vulnerable points, which represent a higher threat level for 19 communities. Two critical points collapsed, resulting in the flooding of four communities, which are now left to their own devices in resolve this problem. They must mobilize on their own to construct dams with sandbags just to mitigate the damage.
  • This area produces a large quantity of grains and vegetables that supply the local market, yet more than a month has passed and there are still no government initiatives to resolve the problems caused by the flooding, even though this is impeding production. No one dares to try to grow crops if this situation is not addressed, which in turn has resulted in crop shortages and food insecurity.
  • Help families to better face the adversities caused by emergencies and the pandemic.
  • Provide continuity in permanent training programs for food production in household gardens.
  • Establish trade routes for local production which generate greater family income.
  • Strengthen and/or expand the practice of clean fishing, with a focus on minimizing the impact resulting from poor fishing practices.
  • Involve more families in trainings about the importance of appropriate management of the resources of the Bay.
  • Even when the epicenter of the political discussions is the “fundamental rights” of the population, strategies are mainly directed at benefiting large companies.
  • Micro-businesses generate stability and economic energy on a rural community level, but as has happened previously, benefits for these businesses will be excluded from the new reopening plan.
  • There is a lot of talk about health, but there has been absolutely no progress in the care of the population with common or chronic illnesses. In El Salvador it’s a sin to get sick if it’s not from coronavirus. The hospitals are at capacity and almost overflowing as the economy reopens, and because people aren’t guaranteed to be seen if they have symptoms of common illnesses, they prefer to stay home.
  • Continue the processes of strengthening the communities.
  • Strengthen food production at a household level to prevent famine.
  • Find the mobilization mechanisms allowed by COVID-19 safety measures which lead the government to take action on the tasks for which it is responsible.
  • Create spaces which allow continuity of community and local strategy.
  • Establish new strategic action plans to consciously face the new reality that the pandemic represents.
  • Establish intensive training programs at the local leadership level to balance the actions required with the new reality, and address or counteract the stress generated by the pandemic.
  • Continue the strategy of organized local production with the Cooperatives, including clean fishing and agricultural production.
  • Conduct trainings in food production, management,\ and commercialization which allow for a healthy diet and better family incomes.

The Human Right to Food

The country has entered into a recession in terms of food production, and although it is true that the government distributed packages of food during the pandemic, there are no monitoring mechanisms in place. In fact, the health of the population worsened, given that the government summoned groups of farmers left and right during quarantine, forcing them—who are among the most vulnerable sectors of the population--to run the distribution centers, even though the risks of being infected with COVID-19 were known. It is necessary to establish, or resume, actions that can create the indispensable conditions for food production at a community level.

The government has invested millions in buying grains, which on the surface seemed like a great strategy in terms of guaranteed supply, but this is in fact the opposite of reality. El Salvador needs strategies which guarantee permanent food supply in the long term, and this will only be accomplished by strengthening national production. This could take the form of incentivizing local farmers with harvest guarantees, which is why community strategies are extremely important. However, the current government unfortunately, is far from recognizing, much less supporting these strategies. Nevertheless, grassroots community organizations such as the CCPP and the “CINCAHUITE” Association play a crucial role in food production at a household level, thereby helping to guarantee the human right to food. It is precisely here, where actions taken in keeping with the vision of local communities, become important:

Local Economy

The phase of reopening the “economy” has arrived, revealing the importance of an agreement between the three state powers. Their fruitless discussions, with each one trying to pin responsibility on the others and arguing about who is more right, have left out some very important aspects, including the following:

In general, the pandemic has destabilized the world economy, and El Salvador is no exception. On a political level, the crisis is being used as justification for the country to take on exorbitant amounts of debt, causing serious concerns about what these gigantic loans mean for the future. The greatest concern continues to be the lack of concrete or solid plans that support the strategy, or the vision, to minimize the impacts of current decisions in the long term. The communities must therefore consciously do their part to avoid the impact of these political decisions to the extent possible, which includes the revision of strategic planning in local organizations.

PRIORITIES:

ECOPA plays an important role in the implementation of local strategies, because it strengthens the organization of these strategies with scientific reports and community development projects, creating spaces for coordination with other entities that allow for local growth and the transfer of knowledge to the communities.

Derecho Humano a la Alimentación:

El país ha entrado en una recesión en la producción de alimentos, si bien es cierto el gobierno distribuyo los paquetes agrícolas en plena pandemia, los mecanismos de seguimiento no están establecidos. Más bien esto vino a agravar las condiciones de salud de la población, en plena cuarentena domiciliar el gobierno convocó a diestra y siniestra generando grandes aglutinamientos de campesinos, que al ser uno de los sectores más vulnerables se vieron en la obligación de asistir a los centros de distribución, aun consientes de los riesgos de infectarse del COVID19.

Es necesario establecer o en su defecto, retomar acciones que generen las condiciones para la producción de alimentos a nivel comunitario.

El Gobierno ha invertido una buena cantidad de millones en la compra de granos, visto de manera superficial esto pareciera una gran estrategia, se puede pensar que el abastecimiento está garantizado, más sin embargo la realidad es otra. El país necesita las estrategias que garanticen el abastecimiento permanente a largo plazo, esto solo se logra con el fortalecimiento de la producción nacional, el incentivar a los agricultores locales para una garantía de la cosecha, es en esta parte en la que la estrategia comunitaria es sumamente importante, que por desgracia, con este gobierno está lejos de ser reconocida mucho menos acompañada. Más, sin embargo, las organizaciones comunitarias de base, como la CCPP y asociación “CINCAHUITE” juegan un papel sumamente importante, con la producción de alimentos a escala domiciliar, contribuyen a garantizar el derecho humano a la alimentación, es ahí donde se vuelve importante las acciones establecidas en la visión local.

Economía Local:

Se ha llegado ya a la fase de reapertura de la “economía”, esta parte deja al descubierto lo importante de un acuerdo entre los tres poderes del Estado. Sus discusiones estériles, uno queriendo asumir atribuciones de los otros, poniendo en la balanza quien tiene más peso o razón, han dejado de lado aspectos muy importantes, entre ellos podemos mencionar:

La pandemia en general a desequilibrado la economía mundial, y El Salvador no es la excepción. A nivel político se está utilizando para endeudar de manera exorbitante al país, generando grandes preocupaciones por lo que estos préstamos gigantescos representan a futuro. La máxima preocupación seguirá siendo la inexistencia de planes concretos o aterrizados, que sostengan la estrategia o la visión para minimizar los impactos de las actuales decisiones más adelante. Es por ello que las comunidades deben asumir de manera consiente su papel para evitar en lo mejor posible el impacto de estas decisiones políticas, lo que conlleva a la revisión de la planificación estratégica en la organización local.

PRIORIDADES:

ECOPA juega un papel importante en la implementación de la estrategia local, porque fortalece la organización con aportes científicos y proyectos de desarrollo comunitarios, genera los espacios para la coordinación con otras entidades que nos permite el fortalecimiento local y el traslado de conocimientos a las comunidades.